sábado, diciembre 26, 2015

Marcados pro el río



LIGAR MEDIANTE FANTASMAS
Conocí a una bella e inteligente mujer en el DF que, en ese momento, vivía asfixiada por amoríos con poetas. Están locos, me dijo, así que pensé que mi acento norteño y mi orientación por la narrativa habían provocado nuestro encuentro; sin embargo, lo que atrajo su atención, me lo confesó en la mañana, fue mi playera de David Bowie. ¿Qué hay en Torreón?, me preguntó. Hablé de comida, de futbol, de música, de historia, del calor y del río. ¿Tienen un río? Sí pero ya está seco, contesté. Entonces no es un río, me contradijo. Claro que sí, me aferré, es un río pero no corre todos los días, pero sí lo he visto en fotos y en vivo.

¿Cómo explicarle a un fuereño que el río es de verdad aunque no fluya salvaje y libre por donde debería?

Concluimos que tenía que visitar Torreón y vivirlo. Es una cita, acordamos.


Revista de Coahuila, núm. 291. Diciembre 2015
Crónica.

jueves, diciembre 03, 2015

Reparto agridulce



El camionero, una cumbia de Tropicalísimo Apache, suena a himno de carreteras y calles de pura tierra que unen como piezas de rompecabezas a la Laguna. Me invade una nostalgia gozosa cuando canta Como camionero que soy / trabajo en la carretera / y como enamorado que estoy / me voy acordando de ella. Al mismo tiempo me acuerdo de fragmentos de mi infancia cuando visitábamos a familiares fuera de la ciudad. O fragmentos de mi adolescencia cuando utilizaba el camión para llegar a algún lugar. Ahora manejo y no sólo Tropicalísimo Apache se me viene a la cabeza. Me adentro en la terracería entre los algodones que brotan en nuestros ejidos, escucho una música de otro campo, herencia de la esclavitud y la marginación, y su posterior transmigración a la ciudad y el mayor legado musical de Estados Unidos a la cultura mundial: me envuelve el blues. En mi mente canta Muddy Waters: I don’t want you to be no slave / I don’t want you to wake all day / I don’t want you to be true / I just want to make love to you.

Bajo este sol adolescente, sobre esta tierra lagunera que guarda secretos milenarios, entre bruma de algodones de octubre se despierta el deseo. Cumbia o blues. Dolor transfigurado en placer. Hay algo que pone cachondo. Todo es una posibilidad erótica.


Revista de Coahuila no. 290, noviembre 2015