martes, septiembre 25, 2012

Eros díler en La Gaceta UDG


"La decadencia y el exceso, significan motivos suficientes para aproximarse a una historia nada complaciente, o por lo menos, es lo que indica Nazul Aramayo, joven escritor mexicano. Travestis, prostitutas y devotos de la Santa Muerte, representan una serie de personajes que se relacionan con una pareja. Desde una perspectiva que lucha por abandonar los clichés, el autor hace un esfuerzo por retratar los oscuros días de una época."

La Gaceta UDG
Suplemento Cultural no. 285 México, escenario de novela

‘Afuera está el mundo en llamas’


Versión impresa de la entrevista para el Zócalo Saltillo a propósito de la presentación en la FIL Saltillo 2012..

http://www.zocalo.com.mx/seccion/articulo/afuera-esta-el-mundo-en-llamas

Zócalo Saltillo
19 septiembre 2012

“Lo que me llevó a la escritura fueron el impulso y la flojera”, declara el autor de Eros díler


Autor de la novela Eros díler, publicada por la editorial Jus junto con la Dirección Municipal de Cultura de Torreón, Nazul Eliel Aramayo García, el novelista cholo de la narrativa mexicana de 27 años de edad, aún con toda su inmadurez y su testosterona a flor de piel, motivo de muchos impulsos desastrosos en la virilidad, ha sido becario del Programa Estatal para la Cultura y el Desarrollo Artístico de Coahuila (Pecda) y del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), en el área de jóvenes creadores.
Además, publicó cuentos y crónicas en la página de internet de Revista Replicante. Actualmente, es columnista y miembro del consejo editorial de www.suplementodelibros.com
Diario de Colima entrevistó a este joven escritor mexicano.
Así, primero aclaró tajante: “Lo que me llevó a la poesía fueron el impulso y la flojera”. Y agregó: “El momento, lo espontáneo, la necesidad, el gusto, el accidente en unos versitos”, lo llevaron a forjar Eros díler.
Por eso, explicó su talento creativo de una forma muy simple: “Esto porque después de leer un libro que me gustó sentí un placer que se prolongó con la escritura. Cuando decidí que quería escribir, dejé los poemas y me enfoqué en la narrativa”.
Eros díler ha tenido buena recepción por parte de la crítica, mencionó. “¿Qué se dice de él? Que es chido, vertiginoso, fresco, divertido, hostil, cachondo, adictivo, que dice las cosas al chile, que dice palabras muy bonitas llenas de verdad, que rifa”. Y, con ironía, agregó: “Te paso los comentarios buenos, de los malos no me los dicen en la jeta y yo no me entero”.
Sin pudor, rememoró: “Los poemas los escribí para diversas nenas. A veces en un mismo poema iban varios que me gustaban de varias. Es algo así como un milagro de la poesía: escribir para una pensando en varias”. O al revés: “Escribir para varias pensando en una”. Sin embargo, es sincero: “Pero en poesía prefiero reservarme el derecho a que me lean.
“A veces me gustaría que Irán Castillo me leyera o Belinda o que Cártel de Santa o Danna Paola cantara algo mío. Lo reitero: únicamente escribo poemas como ejercicio para aquilatar la prosa. Y mi primera novela no tiene dedicatoria. La que escribo ahora sí tiene una persona a quien le digo todo lo que ahí está: mi novia”.
A pesar de todo, desconfía de eso que reconocemos como inspiración, “creo que existen detonadores. Algo permanece oculto y que de pronto suceden algunas conexiones intraducibles que hacen de algo decante. Entonces es un buen momento para que ese instante te agarre trabajando y con herramientas para que no se pierda”.
Argumentó que fue una decisión premeditada escoger un ambiente cholo, malandrín, de vago de barrio, pues toda Eros díler sucede en el centro de Torreón, “porque ahí pasé muchos años en una tienda, porque me encantan las palabras matonas que muchos dicen que son nacas o feas o vulgares y porque me gustan las morritas y quería tirarles verbo y ligar”.
Pero fue esto un intento vano, “y debido al fracaso de lo último, aposté por la propuesta lingüística: sacarle la leche a las palabras y mamadas de mi ciudad, escribir con palabras que para muchos significan un límite y para mí son detonadores de una experiencia vital. Bueno, eso es lo que busco con la literatura y en mi vida. Transgredir. Apostar. Dejarse caer”.
Confesó que los escenarios del barrio, el ambiente cholo y la violencia son elementos que están en sus narraciones y poemas, porque se viven todos los días. “El lenguaje de la Comarca Lagunera me parece muy rico, la oralidad entona machín, aunque tampoco escribo una calca realista de mi sociedad. Busco poética. Elementos urbanos, oralidad, cumbias, peladez, bailongo, celebración y hastío”.
Eso lo confirma en uno de sus poemas de Eros díler, versos libres que funcionan como capítulos en su novela; he aquí uno, titulado “El santo rosario sin límite de tiempo”: “apareciste virgen en un muro/ en oración tus piernas juntas/ dos navajas morenas abriendo el cielo/ sin maquillaje”.
Concluyó, casi espetando: “de México me desagradan los mexicanos. Si me fijo en lo que me desagrada de este México, de la sociedad y todo el rollo lo hacemos nosotros los mexicanos. Pero mi desagrado tiene énfasis en los políticos y en los religiosos, y actualmente en los narcos, los sicarios, todos los culeros. Cambiaría la música nacional, que ahora es la mariconada del mariachi, por el conjunto norteño”.

por Armando Martínez Orozco

http://www.diariodecolima.com/o/noticias.php?n=63937

Diario de Colima
14 septiembre 2012

lunes, septiembre 24, 2012

Eros díler en Lado B


Francesca Dennstedt (Tijuana, 1988) dice en Lado B: "Eros díler es un mal libro: no sólo la portada anuncia el gran lugar común de la literatura norteña –el mundo del narco, las drogas y las mujeres- sino que el libro es un excelente resumen de todo lo que no se debe hacer si quieres escribir buena literatura. El libro de Aramayo no hace otra cosa más que repetir patrones desgastados de la narrativa norteña, patrones que cabe decir, nunca funcionaron del todo."
Aquí sus argumentos:


http://ladobe.com.mx/2012/09/no-deal/

Al parecer el libro le movió machín a la morrita. Y así estuvo la reacción. ¿Qué piensa la banda?

Eros díler: 'un libro chido'


Alejandro Beltrán / Saltillo.- Con un lenguaje coloquial y divertido, Nazul Aramayo, junto con el poeta Miguel Gaona, presentaron el libro que despertó entre los jóvenes de preparatoria el interés por conocerlo a fondo: “Eros Díler”. Por más de 60 minutos las carcajadas tanto de maestros como alumnos invadieron la Sala Armando Sánchez.
Gaona comenzó su presentación diciendo que si a la edad de los asistentes, él le hubiera dicho a sus padres que asistiría a una presentación de un libro como ese, no lo hubieran dejado, “pero afortunadamente para ustedes, ya estamos en otro tiempo” y agregó que la novela es como un espejo, “esta novela nos permite asomarnos a algo que, aunque nos pueda parecer ingenuo, somos nosotros mismos”.
“Eros Díler” acerca al lector a Torreón, una ciudad brava, llena de droga, de noche, de pasión, de amor, de entornos violentos, de loquera, de “puchadores” y se enfrenta directamente con el lenguaje coloquial que escuchamos todos los días, lo convierte en tinta y en una historia cruda. Para el autor las “malas palabras” son chidas y suenan muy bien, muy rico, “yo prefiero decirle a las morras, morras y a los morrillos, morrillos”, y añadió que a veces, la gente se acostumbra a este tipo de entornos violentos, “llega un punto de tolerancia en el que después del susto la gente sigue saliendo, pisteando, enamorándose”, finalizó. En cuanto a la construcción y las partes en que se divide la novela, Miguel dice que “el texto tiene el tono preciso, los capítulos justos, los personajes necesarios”, es decir, todo ensambla perfectamente.
La obra está enfocada a un personaje de la ciudad de Aramayo que vende playeras, papeles para forjarse churros, pipas. Con forme va avanzando la narración, se van involucrando más personajes, se van creando más atmósferas. “Cuando la comencé a escribir, justo comenzó la masacre en la ciudad”, expresó Nazul ante un público que escuchaba sin perder detalle lo que les decía.
El autor, apunto de finalizar su charla sobre su libro, leyó el capítulo 5 para que los asistentes se dieran un “quemón” sobre el libro. Los jóvenes estaban encantados al escuchar palabras claves del lenguaje del barrio, mientras que los profesores trataban de que no se hicieran desorden.
Antes de retirarse, le pidieron que leyera otro pequeño capítulo, lo cual hizo con mucho gusto, después respondió a las preguntas que le hicieron los maestros de Literatura y Redacción de las distintas prepas.

Proyecto bajo el brazoEl joven escritor de la ciudad vecina, habló con Zócalo del plan que tiene para escribir un libro sobre un grupo de músicos de su ciudad: “Los Chicos del Barrio”, puesto que la cumbia está muy presente en su obra. “El libro debí haberlo terminado hace un año. Terminé un 70 por ciento, en 10 meses lo he tocado muy poco y quiero entregar un primer borrador en noviembre y después seguir trabajándolo hasta que esté listo”.
Los participantes despidieron al autor y presentador con calurosos aplausos, y los maestros agradeciéndoles porque despertaron el interés por leer el libro a sus estudiantes.

http://www.zocalo.com.mx/seccion/articulo/eros-diler-un-libro-chido


Zócalo Saltillo
21 septiembre 2012

miércoles, septiembre 19, 2012

Eros díler en la FIL Saltillo 2012



Miércoles 19 septiembre 2012
5 PM
Salón Armando Sánchez
FIL Saltillo 2012
Centro Cultural Universitario
Ciudad universitaria UAdeC

Presenta: Miguel Gaona

'Afuera está el mundo en llamas'


Saltillo, Coah.- Las calles bravas de Torreón se visten de cumbia, de devotos a la Santa Muerte, de morritas con blusas ceñidas en espera del primer cliente de la noche. Ahí, en los barrios que cercan el corazón de La Laguna, se desarrolla la vida de Cleti y Yoselyn, quienes se ven inmersos en “una historia de amor y desencuentro”.

Nazul Aramayo se apropia, a su modo, de su terruño. Y retrata a una “ciudad intoxicada” en su novela “Eros Díler”, una obra coeditada por la Dirección Municipal de Cultura de Torreón y Jus, que se presenta hoy en la FIL Saltillo, a las 17:00 horas, en el Salón Armando Sánchez.

“Yo quiero mucho a Torreón, pero también me fastidia mucho. Es como una novia que te asfixia y no te suelta”, dice sin tapujos el joven escritor.

Y aunque de entrada la historia pueda parecer oscura, el novelista señala, en entrevista con Zócalo que aparecen personajes divertidos, pero el lugar donde se encuentran “es muy hostil”.

“(‘Eros Díler’) podría ser una comedia, pero tiene este ambiente hostil, por todas las circunstancias que suceden. Obviamente no hablo del narcotráfico como tal, pero está el ambiente, digamos contemporáneo de la violencia, producido por estas bandas de criminales”, complementa el becario del FONCA.

Aramayo recuerda que justo cuando comenzó a escribir el libro “empezó a detonar más este ambiente violento”. El narrador señala que siempre existían zonas peligro en la ciudad, “lugares en los que sabíamos que siempre había algún muertito, pero de pronto salió todo a la luz, más violento, más recrudecido”.

Durante mucho tiempo, relata, la gente dejo de salir a las calles. “Pero poco a poco, incluso hoy, ya empiezan a salir más. La violencia sigue en aumento, pero como que llegamos a un punto de tolerancia. Sí hay miedo y se toman más precauciones, pero la violencia se volvió parte de nuestra
cotidianidad”.

Esta situación se refleja en “Eros Díler”, donde “vemos a estos personajes medio locochones, pero afuera está el mundo en llamas”.

Aunque al escritor no le tocó crecer en estos barrios, “que se encuentran alrededor del centro, que están pegaditos a Gómez y que por tradición han sido los más violentos y son los más viejos”, con el tiempo fue conociéndolos.

“Cuando estaba trabajando en el IFE, en el 2009, había unas colonias en las que no podíamos meternos por que estaban controladas por el crimen organizado, para entrar tenías que conocer a alguien”, recuerda.

El novelista nunca pensó en escribir sobre estos temas, pero el escritor Jaime Muñoz Vargas le comentó, junto a un grupo de universitarios, que “la consigna es escribir sobre algo más cercano a nosotros”.

“Muchos andábamos con temas más existencialistas, del absurdo y cosas muy europeas, que me gusta mucho leerlas, pero no sabía cómo escribirlas. Y cuando empiezo a tocar estos temas veo que tengo, digamos, más aceptación entre personas que no leen”.

En cuanto el lenguaje de su novela, calificado por varios como directo, fresco y desparpajado, Aramayo señala que él siente aprecio por “las palabras que dicen que son feas, vulgares, esas me gustan y mezclarlas un poco con el ambiente poéitico de otras lecturas”.

La colección creada por Jus y Cultura Torreón cuenta con tres títulos disponibles: “Funerales de Hombres Raros” de Wenceslao Bruciaga, obra que ganó el certamen literario Caza de Libros 2011; “Evocaciones del Sabor y del Alma” de Arcelia Ayup Silveti y “Eros Díler”.

“Eros Díler”
»De Nazul Aramayo
»Coeditado por Dirección Municipal de Cultura de Torreón y Jus
»Más información en http://www.jus.com.mx

por Sylvia Georgina Estrada


Zócalo Saltillo
19 septiembre 2012