jueves, mayo 15, 2008

Empresa líder en fabricación de sustancias ilegales busca puchador

Que quede claro de una puta vez: todas las empresas de Torreón y Gómez pequeñas o grandotas, fondas o cadenas de charratiza, míseras o exitosas, todas, todastodastodas son Empresas Líderes en el rubro comercial de su desempeño real o imaginario. Es decir, todas son la mejor opción para trabajar, son el caldo de cultivo para el desarrollo de las mejores secretarias, obreros, parrilleros, oficinistas, supervisores, gerentes, ingenieros, vendedores, albañiles, maistros y todos los demás oficios y profesiones que se les ocurra inventar a los expertos en los negocios. Si esto no lo creen sólo vean la sección de clasificados-empleos en cualquier periódico. Queda claro: cualquiera puede comprar un anuncio de tres o cuatro líneas para anunciarse como Empresa Líder y pagar un sueldo de burla. Esto lo pueden hacer ellos.

En cambio, un recién egresado no puede anunciarse como el Empleado Líder y ganar un sueldo de jefazo en su primer entrevista de trabajo, a menos que sea un mamonsete y haya salido del Tec de Monterrey.

No creo en los líderes pero tiene que haberlos, así como no creo en los emprendedores pero son una especie de plaga optimista que merece existir. Así creo que surgen trabajos tan diversos e historias de éxito o fracaso o de locura cotidiana. Enhorabuena pues por los emprendedores y los líderes, pero ¿el resto, la masa flojonaza o desempeñada en el ocio o las sanguijeuelas chupasueldosdesuspadres o vividoresdelgobierno o los yonquis o los viejos, esos monstruos desarticulados que antes fueron hombres o mujeres (parafraseando a Baudelaire) dónde quedamos? Nosotros somos la estadística del retraso. No formamos parte de la sociedad ideal. Lástima. Los pobres, como quiera, forman parte de la estructura capitalista, ellos sí están contemplados.

Y uno no es Bukowski. Quiero decir que uno (o sea un burgués, un licenciado y con la obsesión maldita de ser un escritor) no siempre puede tomar cualquier empleo y vivir de alcohol, sexo y miseria. Las experiencias límite no reemplazan al talento. Aunque algo de vida real para alguien que acaba de salir del terruño universitario es urgente. Por eso desde este pequeño y modesto blog solicito a los Líderes y Emprendedores de Hoy que abran nuevos empleos para los escritores, es decir, pequeños espacios que no alejen al escritor de su actividad literaria, que lo satisfagan económicamente y que le den tiempo para trabajar y pulir su obra. Ejemplos pueden ser muchos (de Bukowski hemos aprendido que siempre habrá trabajos peores y más denigrantes que el de uno) pero que el requisito sea querer ser escritor, así nomás.

Empresa líder en espectáculos desnudistas solicita escritor para atender la barra. Facilidad de palabra, conocimiento de bebidas. Llevar solicitud de empleo, currículo y muestra de obra a…