sábado, enero 06, 2007

Violador ocular arrollado por un Torreón-Gómez-Lerdo

  • Caminaba buscando amor y encontró la muerte.
  • Pierde la cabeza por unas nalgas.

Torreón, Coah. Muere atropellado el joven Nazul “el nazutti” Aramayo, estudiante de comunicación, la noche del 31 de diciembre de 2006. El joven Nazul, conocido como fino artista del voyeurismo centrero y literato del erotismo, fue arrollado en la interjección de la av. Juárez y la calle Acuña del centro de la ciudad.

Acababa de salir del trabajo y Nazul “iba rumbo a la plaza de armas; le gustaba ir a ver a los viejitos bailar; aunque yo creo que nomás iba a galanear”, dijo un compañero de trabajo. “Le gustaba ligarse a las chicas de ECCO y el CNCI, por eso iba a la plaza”, afirmó otro de sus compañeros. Al llegar a la esquina de la Acuña, “se le hincharon los ojitos de zopilote”, según palabras de la dueña de la revistería, “giró la cabeza y clavó semejante mirada en mi empleada, que parecía perro de carnicería”. Practicante de las finas artes de la lujuria, de la mirada caliente y hábilmente desprende-faldas, el joven universitario (grotescamente calenturiento a priori) continuó su camino con la mirada profundamente ensartada (aquellos ojos de intelectual de rapiña difícilmente se quedan con la superficie de la carne; la devoran hasta el hartazgo de su calentísimo ser) en las seductoras e ilegales caderas de la joven empleada de la revistería; como queriendo intervenir, muy a la usanza del artista plástico, el horror vacui de su desértica pubis diecisieteañera. Bajó de la banqueta y, sin advertirlo, intentó cruzar la calle cuando el semáforo de la Acuña estaba en verde. ¡Cuaz! Sin poder detenerse un camión ruta Torreón-Gómez-Lerdo golpeó y arrolló el cuerpo poco agraciado del dizque galán centrero de sexycomedia mexicana.

A los pocos segundos una muchedumbre se acercó a ver al difunto intelectual de la cumbia, como también solía asumirse. La ambulancia llegó al lugar de los hechos sólo para percatarse de que aquella mirada zopilotera había quedado eternamente convertida en leche cortada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario