lunes, enero 22, 2007

Paga una mamada y lo dejan hasta los huesos

  • Joven es baleado en su carro mientras recibía sexo oral

Torreón, Coah. Muere baleado el joven Nazul “piernas suaves” Aramayo la madrugada del sábado 20 de enero, a espaldas del Auditorio Municipal. El joven artista del video erótico-conceptual, recibía unas bien recetadas mamadas en su auto, cuando, de improviso, un par de pandillas de cholos armaron una batalla campal que dejó múltiples heridos y un solo muerto.

Alrededor de la una de la mañana, el bien conocido “piernas suaves", actor desnutrido de talento y cineasta de la vanguardia puteril, manejaba con rumbo al centro de la ciudad de Torreón, después de haber asistido a una fiesta universitaria, donde, haciendo uso de su inexistente o imaginaria atracción de prematuro galán de cine, ligó a dos o tres veinteañeras salvajes en estado de ebriedad. No satisfecho con las migajas del perreo, carente del roce erótico de las suavidades de la piel, Nazul se fue temprano en busca de verdaderos jugos y licuados amatorios, en los reductos del viejo Torreón cantinero.

Recorrió la Morelos con lentitud, con dominio de ese difícil arte de manejar mientras se gira el pescuezo para fildear putas. Después de una larga galería del tercer mundo homosexual, el joven Bobby Pulido lagunero encontró su güerita nalgas bravas en la esquina de la Rodríguez. Tras un brevísimo cachondeo verbal, como infalible mercadotecnia de llano, acordaron un módico precio satisfacción garantizada. La güera de mote Rubí, se subió al carro y sugirió manejar hasta el Auditorio Municipal, a la boca del lobo; cerca de la policía, precisamente (sabiduría de horas nalga) donde menos buscan.

Llegaron y se estacionaron, apagaron las luces, Nazul desenfundó un billete de cien pesos y Rubí escupió una verborrea de cochinísimo erotismo y, como docta en el negocio del amor, le recetó una lenta-salvaje-lenta-salvaje mamada automotriz al desvelado y sin amor Bobby desnutrido. Un par de minutos después una decena de cholos corría entre mentadas, pedradas y un precoz disparo mata-orgasmos que le voló la perdida cabeza al recién mamado “piernas suaves”. Rubí gritó desesperada, salió del carro y huyó de la escena del accidente. La policía llegó de inmediato. Algunos jóvenes lograron escapar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario