jueves, enero 11, 2007

Noches de amores pardos y versos desenfadados

De noche los amores son pardos de Julio César Félix (Navolato, Sinaloa, 1975) es la primera publicación de este joven escritor, radicado ahora en tierras laguneras. Dividido en cuatro partes, el poemario explora, con sensibilidad melancólica y ritmo constante, el gran mosaico de emociones que desatan las relaciones humanas: la irremediable soledad, la ausencia infinita del ser amado, la nostalgia creciente por todo lo que está vivo, las noches de interminable silencio y los amaneceres en un puerto eternamente recordado.

El epígrafe de Elías Nandino con el que abre el primer poema resume la empresa literaria a la que se introduce Julio César: “No hay palabra, ni canto de paloma / ni roce, ni suspiro, ni silencio / que puedan expresar la frase virgen / con que yo quiero hablarte”. A través de las páginas de De noche los amores son pardos, se siente, se saborea con nostalgia la búsqueda de una verdad íntima, la creación o descubrimiento de un lenguaje personal que logre mostrar con humildad y claridad la realidad interior del poeta, que es un espejo de la condición humana más sensible.

En poemas como VIII Desesperación o angustias de los sentidos, de Primavera de versos (primera parte del poemario), el latido de una pasión inútil se vierte en versos “¿Qué haremos / con los corazones?, / quizás romperlos / con la brusquedad de las palabras”. Esas palabras que en El ocio de una palabra

son tambores, ritmo constante, prolongado
quieto, nervioso;
es el decir ahora en la textura del día,
de este andar desvencijado por las calles,
secas del color de las sonrisas cotidianas;
ésta es la extensión de una palabra
con pretensiones poéticas,
un querer cantar este instante, así,
desenfadado


Así, el presente poemario se desnuda como un desenfado del poeta, como la urgencia y la fluidez con que las corrientes interiores (emociones, pensamientos y demás impulsos en estado bruto) emergen a la luz de un espejo, que refleja significados cargados de espanto y belleza, porque “La peor pesadilla / es el despertar de un sueño / que se ha soñado / durante mucho tiempo”.

Félix, Julio César. De noche los amores son pardos. Fondo Editorial Tierra Adentro, CONACULTA. México, 1999.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario